(Click here for English)

Hoy me entusiasma mucho poderles compartir una receta de boquitas con la que he estado experimentando últimamente: bocadillos de garbanzos al horno. Estas pequeñas delicias crujientes pueden convertirse en una boquita peligrosamente adictiva: ideal para acompañarlas con una película, para servirlas como entrante o para boquear despistadamente. Como siempre, esta receta es bastante simple. Dependiendo de la preparación, todo el proceso te puede llevar entre hora y media y 3 horas.
Esto es lo que necesitarás:

IMG_2143

Ingredientes:

  • 1 paquete de garbanzos (como 2 tazas)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Curry en polvo
  • Comino en polvo
  • Pimienta negra molida
  • Chile de Cayena

Paso uno es preparar los garbanzos. Si estás trabajando con anticipación, podés dejar los garbanzos remojando durante toda la noche- si es así, el tiempo de cocina de los garbanzos se puede reducir hasta a 20 minutos. Si no, poné los garbanzos en agua y hervílos hasta que se ablanden, generalmente como en unos 90 minutos.

IMG_2159

De allí, colá los garbanzos y meneálos para quitarles el agua. Luego echále un chorro sustancial de aceite de oliva, por lo menos unas 4 cucharadas, a una bandeja de horno grande. Luego agregále otra porción sustancial de sal- por lo menos una cucharada. Mezclá los garbanzos, el aceite y la sal con un espátula y luego separá los garbanzos sobre la bandeja para que queden parejos.

Calentá tu horno a fuego alto, unos 200 C (400 F), y horneálos hasta que queden tostaditos. Probablemente este proceso se tardará entre 30 y 40 minutos. Chequeá los garbanzos cada diez minutos. Sabrás que están listos cuando estén bien crujientes y doraditos.

IMG_2168

Mientras que los garbanzos estén en el horno, mezclarás el sazón dentro de un recipiente pequeño: 1 a 2 cucharadas del curry en polvo, una pizca de pimienta negra, una pizca de comino y una pizca de chile de Cayena (podés ajustar las cantidades según tus gustos, por supuesto). *Tomen nota: Estos garbanzos al horno se combinan perfectamente con casi cualquier sabor así que ¡bienvenidos/as a experimentar! Romero con limón, chile con limón, etc…

Cuando estén listos, sacá los crujientes garbanzos del horno. Rociá la mezcla del sazón sobre la bandeja y mezclálo todo con una espátula para que los garbanzos queden cubiertos uniformemente. Ahora, echálos a un recipiente para servir y listo. Los garbanzos quedan más crujientes justo cuando salen del horno; después de algunas horas se vuelven más blanditos- pero igual quedan ricos. ¡Provecho!

IMG_2175

Advertisements