Click here for English

La leche de almendra es cremosa y sabrosa, un delicioso aporte a cualquier cocina libre de lactosa. Y sin embargo, por lo menos en El Salvador, su escasez y su precio elevado pueden convertirla en un ingrediente codiciado pero inalcanzable. Pero ¡no tiene por qué ser así! Ustedes también pueden disfrutar de esta bebida desde la comodidad de sus casas sin invertir casi nada de su tiempo ni dinero con esta fácil receta.

Contrario a lo que se pueda creer, no hacen falta herramientas complicadas ni ingredientes rebuscados para preparar la lecha de almendra. Y aunque la inversión inicial de una bolsa grande de almendras puede parecer grande (entre $12 y $18), los ahorros son increíbles. Aún preparando esta lecha una vez a la semana la bolsa de almendras les puede durar 3 meses o más. El único consejo con esta receta es que se aparten el tiempo adecuado para prepararla; si desean agregarle lechita de almendra a su cereal matutino, dejen las nueces reposando en agua la noche anterior. Y después el proceso activo de preparar la leche solo es de unos 5 minutos.

Ojo: ya que esta leche no está pasteurizada, se debe consumir dentro de 3 a 5 días así que les va a tocar seguir haciendo 😉 Por esto mismo recomiendo hacer solo poquitos a la semana al menos que vivan con mucha gente que solo se pasa la vida tomando leche de almendra- si no se les va a arruinar 😦

ingredientes-leche-de-almendra

 

 

Necesitarás lo siguiente:

  • 1/2 taza de almendras, ya sea enteras o partidas
  • 3 tazas de agua
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • edulcorante al gusto*
  • canela al gusto (opcional)

Y además:

  • Una licuadora
  • Una tela tejida con holgura, estopilla, bolsa para leches hecha de semilla o paño de queso** para escurrir la leche
*Yo usé stevia pero se vale la azúcar morena, néctar de agave, miel o lo que más se les antoje
**Les juro que cuando empecé a hacer leche de almendra en casa simplemente utilicé un poco de tela que me sobró de un proyecto de costura y me funcionó perfectamente. Incluso alguna vez me toco usar un colador y la leche salió algo “arenosa” pero que salió, salió.
  1. Utilizá un poco del agua (1/2 taza más o menos) para dejar las almendras remojando entre 4 y 12 horas antes de usarlas. Entre más tiempo se dejan reposando, más cremosa te saldrá la leche.
  2. Después de que remojen, botá el agua en que estaban reposando las almendras y enjuagálas con un poco más de agua.
  3. Combiná todos tus ingredientes (las almendras, el agua, la vainilla, la canela y el edulcorante) en la licuadora y dejála correr por lo menos 30 segundos, si no un minuto entero. Honestamente las cantidades indicadas solo son una sugerencia; podés echarle menos agua para que la leche quede más espesa, por ejemplo. Bienvenidx también a experimentar con otros agregados como extracto de fresa, clavo de olor o nuez moscada.
  4. Vertí la mezcla de la licuadora poco a poco en tu tela o bolsita, dejando que la leche escurra dentro de un recipiente grande y hondo. Guardá la pastita de almendra que te sobre en el freezer (congelador) para usarla en futuras recetas.
  5. Disfrutá de tu lechita en un smoothie, con granola o con un té.

almond-milk-final

Advertisements